Declaración del Arzobispo Charles J. Chaput, OFM Cap. Con respecto al anuncio del Papa Francisco de que asistirá al Encuentro Mundial de Familias-Philadelphia 2015

Martes, noviembre 18

Queridos amigos,

¡Hoy es una gran alegría para nuestra Arquidiócesis, nuestra Ciudad, nuestro Estado Libre Asociado y nuestro país! Fue un privilegio estar en presencia de nuestro Santo Padre esta mañana en Roma cuando anunció al mundo que él estar con nosotros en Filadelfia el próximo año para el Encuentro Mundial de las Familias.

Este momento es histórico e ilusionante para todos nosotros para compartir. Es la respuesta a las innumerables oraciones de tantas personas que le han pedido a Dios que guíe al Papa Francisco a Filadelfia, la culminación de muchos meses de esperanzada expectativa y el cumplimiento de mi propia confianza de que el Santo Padre agradecería con su presencia el próximo año. . Será su primera visita a los Estados Unidos de América como Papa y será el cuarto Papa en visitar nuestra nación. Las palabras no pueden expresar lo emocionado que estoy por estas noticias tan bienvenidas y sé que muchos de ustedes comparten ese sentimiento. Estos son los tipos de emociones que tienen una sola fuente: el amor verdadero de Jesucristo llenando nuestros corazones.

Un sello distintivo del ministerio del Papa Francisco ha sido el amor genuino por todas las personas de buena voluntad y ha mantenido un gran enfoque en los diversos desafíos que enfrentan las familias en todo el mundo. Lo he amado y admirado desde que nos conocimos en el Sínodo para las Américas en 1997. Sé que el carisma, la presencia y la voz del Santo Padre electrizarán nuestra reunión. Independientemente de las diferencias confesionales, miles de millones de personas en todo el mundo se han acercado a este Papa. Nuestra reunión en Filadelfia está abierta a todos los que tengan un corazón generoso. Tiene el poder de transformar, de manera profundamente positiva, no solo el espíritu de la vida católica en nuestra región, sino de toda nuestra comunidad. Será un momento como ningún otro.

Como he dicho muchas veces antes, la presencia del Papa Francisco nos unirá a todos, católicos y no católicos, de maneras tremendamente unificadoras y sanadoras. Ahora esperamos con entusiasmo la llegada del Papa Francisco a Filadelfia el próximo septiembre. ¡Estaremos listos y lo recibiremos con alegría con los brazos abiertos y el corazón en oración! Alcemos todos nuestras voces en acción de gracias a Dios todopoderoso por el don del Papa Francisco y por la decisión del Santo Padre de venir a Filadelfia.

+ Charles J. Chaput, OFM Cap.

Arzobispo de Filadelfia

 

###